IMPLANTES DENTALES

¿Qué son los implantes dentales?

Son unos dispositivos de titanio con una superficie rugosa tratada químicamente para que se una al hueso en un proceso llamado oseointegración descrito en los años 80.

Aunque inicialmente este proceso duraba unos 6 meses, actualmente con las mejoras que ha habido en los últimos años, este proceso se ha reducido considerablemente permitiendo reponer el diente a las 6 semanas de haber colocado el implante.

¿Son todos los implantes dentales iguales?

No. Como ocurre con cualquier producto, disponemos de diferentes calidades que únicamente podemos valorar en función de la investigación que hay detrás del desarrollo de cada implante.

Aunque existen más de 300 marcas de implantes en el mercado, menos de 10 de estas tienen datos sobre como se comportan sus implantes a más de 10 años

Para cualquier paciente, es difícil distinguir entre marcas de implantes y debe confiar en el criterio del profesional pero, aún así, debería informarse bien a la hora de ponerse un implante. Buscar profesionales con experiencia y formación contrastada que proporcionen información sobre el procedimiento pero también sobre las posibles complicaciones.

Utilizar marcas más económicas puede supone un quebradero de cabeza para los profesionales ya que, en ocasiones, las empresas fabricantes desaparecen complicando la obtención de repuestos para implantes que tienen que permanecer mucho tiempo en boca.

¿Cómo ahorrar al colocarse un implante dental?

Buscar profesionales por el precio del implante dental puede hacer que a largo plazo lamentemos esta toma de decisiones. El coste de este tipo de tratamientos, como en cualquier otro acto médico, va a estar relacionado con la formación del profesional, su experiencia, su capacidad para resolver complicaciones o la calidad de los materiales.

Lo que al principio puede parecer un ahorro, a largo plazo si aparecen complicaciones, supone un aumento considerable de los costes, molestias y tiempo que en ocasiones requiere iniciar de nuevo estos tratamientos.

¿Cómo se coloca un implante dental?

Este tratamiento consta de dos fases bien diferenciadas, la fase quirúrgica y la fase restauradora.

  • Fase quirúrgica: Es el procedimiento de colocación del implante bajo anestesia local. Es una intervención corta en la que se prepara el hueso donde posteriormente se va a fijar el implante. Una vez finalizada la intervención, las molestias se tratan con analgésicos y un antibiótico para prevenir posibles infecciones.
  • Fase restauradora: Consiste en la colocación de la corona o diente sobre el implante. Se trata de una o varias sesiones en las que se registra la posición del implante y los dientes adyacentes para fabricar un diente que se integre en la estética de la sonrisa del paciente.

¿Si no hay hueso se puede colocar un implante?

Hoy en día disponemos de diferentes procedimientos que nos permiten aumentar el volumen de hueso disponible. Estos procedimientos pueden ser realizados en el momento de la colocación del implante o previamente, en aquellos casos en los que el hueso no permite la estabilidad del implante.

Estos aumentos de volumen óseo no requieren tomas de hueso de zonas extraorales por lo que la morbilidad o molestias para el paciente son reducidas. Aunque no son procedimientos que causen dolor, si que es frecuente observar inflamación durante unos días.

¿Qué son los implantes inmediatos?

Cuando se dan las condiciones adecuadas, es posible realizar la extracción del diente y la colocación del implante en la misma intervención. Aunque pueda parecer algo rutinario, es necesario ponerse en manos de profesionales con experiencia en este tipo de intervenciones. Los riesgos que se asumen en este tipo de técnicas son mayores y la posibilidad de complicaciones biológicas o estéticas también.

¿Qué son los dientes en el día?

Aunque se venda como un tratamiento convencional, no en todos los casos es posible realizar este tipo de tratamientos. Consiste en colocar de una prótesis provisional sobre unos implantes inmediatos también colocados en la misma intervención en la que sacamos los dientes.

De nuevo asumimos más riesgo pero, en aquellas situaciones en las que el implante queda colocado con gran estabilidad, nos permite finalizar el procedimiento con dientes fijos, manteniendo la estética y una función parcial. Una vez finalizado el periodo de cicatrización del implante, continuamos con la colocación de la prótesis definitiva.