PERIODONCIA

¿CUALES SON LAS ENFERMEDADES DE LAS ENCÍAS?

La acumulación de placa bacteriana sobre la superficie de los dientes va a generar una respuesta del organismo que se va a manifestar en forma de inflamación y sangrado de la encía en lo que conocemos como gingivitis.

Esta enfermedad es reversible y se puede tratar mediante una limpieza dental profesional y unas medidas de higiene oral adecuadas. Un buen cepillado y la utilización de algún colutorio van a devolver la salud a las encías.

Cuando esta enfermedad no se trata y la placa bacteriana o el sarro se mantiene sobre los dientes durante periodos más largos, se puede producir una destrucción de los tejidos de soporte del diente de manera irreversible y conocemos como piorrea o periodontitis.

Esta enfermedad crónica se manifiesta principalmente con la aparición de espacios entre los dientes, sensación de dientes más largos, movilidad dental o un aumento de la sensibilidad.

GINGIVITIS

PERIODONTITIS

¿CUALES SON LOS FACTORES DE RIESGO?

El tabaco, el estrés o alguna enfermedad sistémica, como la diabetes, pueden acelerar la destrucción del hueso de soporte de los dientes. En casos de pacientes con diabetes, la manifestación de estas enfermedades es más severa y al mismo tiempo, padecer periodontitis puede aumentar el riesgo de descompensarse la diabetes y dificultar su control.

Las pacientes embarazadas con periodontitis también tienen más riesgo de sufrir un parto prematuro o bajo peso al nacimiento si no han recibido tratamiento. El control de esta enfermedad es fundamental para reducir riesgos durante el embarazo.

¿EN QUE CONSISTE EL TRATAMIENTO?

El tratamiento de las encías consta de varias fases:

  1. Diagnóstico: Mediante unos registros clínicos (periodontograma) y radiológicos podemos determinar cual es la severidad de la enfermedad y que tipo de tratamiento se necesita ya que tratamos a cada paciente de manera individualizada.
  2. Tratamiento periodontal básico: El raspado y alisado radicular realizado bajo anestesia local nos permite eliminar la placa y el cálculo adherido a la superficie de los dientes. De esta manera conseguiremos reducir la inflamación, permitiremos la cicatrización de la encía y reduciremos el riesgo de progresión.
  3. Reevaluación: Tomaremos nuevos registros para determinar que hemos controlado la enfermedad. Estableceremos la necesidad de tratamientos avanzados o el protocolo de mantenimientos.
  4. Mantenimiento periodontal: controles periódicos individualizados en los que se evalúa el estado de la encía, se elimina la placa o el cálculo acumulado y se refuerzan las técnicas de higiene oral.

¿QUE PASA SI NO SE TRATAN?

La periodontitis es una enfermedad crónica que progresa en brotes y que puede dar lugar a la pérdida de dientes en casos avanzados cuando no se realiza un tratamiento adecuado o se retrasa el tratamiento.

¿PUEDE SER NECESARIO REPETIR EL TRATAMIENTO?

Cuando el paciente no colabora en el control diario de la higiene oral o no acude a los mantenimientos periódicos pautados por el periodoncista, puede haber una recaída de la enfermedad.

La acumulación de placa bacteriana puede dar lugar a la aparición de inflamación y acumulación de cálculo bajo la encía por lo que en estos casos podría ser necesario repetir el tratamiento.

La fase de mantenimiento periodontal es la clave para el control a largo plazo de la enfermedad, evitar la pérdida ósea progresiva y el mantenimiento de los dientes.